Y lo de la purga

¿Cómo te sentirías si durante prácticamente un mes el sitio donde vives se convirtiese en una ciudad sin ley?  ¿Qué pensarías si cada vez que pisas la calle se convirtiera en una especie de lucha por volver sano y salvo a tu casa? Pensarías que eso no es posible, que cómo se podría permitir eso. Pues es posible, desde el uno de marzo los valencianos vivimos nuestra purga particular: las fallas.

Desde ayer, los que vivimos en Valencia y sus pueblos tenemos que soportar calles cortadas, niños (y no tan niños) armados con petardos, verbenas y fiestas hasta las mil de la mañana, orines, vómitos y gente borracha por doquier cual Walking dead. Y lo peor de todo, que esto no es un día como en la peli de la purga, sino veinte.

En estos veinte días mi preciosa ciudad se convertirá en un estercolero en el que la permisividad campará a sus anchas. Los falleros y los turistas tomarán sus calles y los demás tendremos que huir a las montañas o encerrarnos en nuestros bunkers para protegernos de la locura que supone esta fiesta cada año.