10 thrillers españoles imperdibles

¿Cuántas veces, yo (igual que otras personas en situaciones de depresión, ansiedad, etc.) he necesitado encerrarme en casa y protegerme del exterior? ¿Cuántas veces he sentido que la VIDA era un virus dispuesto a devorarme en cuanto pisase la calle? Vasta experiencia tengo en encierros voluntarios, pero ahora me hallo confinada obligatoriamente como prácticamente el resto de los españoles y desde mi propia burbuja puedo observar a través de una hipotética mirilla. Saco mis conclusiones sobre mí y externas y sentencio:

Días de vino y Filmin

Arte. Sí, arte. Con mayúsculas. Terminar de ver una buena película y decir: ¿qué acaba de pasar? Ah sí, que mi vida ha cambiado para siempre.

Sé que suena exagerado, pero los cinéfilos lo entenderán. Impregnarte de una buena historia, meterte de lleno en la vida de esos personajes como si fuese la tuya. Sentirte identificado, feliz o desgraciado. Películas que te marcan para siempre como si fuesen tu vida, tu misma vida. Y después acordarte de ellas con alguna tontería de tu día a día. Te descubres a ti misma siendo una de esas personas que en cualquier situación social siempre suelta: « ¡como en tal película cuando…!» o « ¡como en los Simpson  cuando Homer…!»