Y lo del coronaboris

Hace miles de años que el ser humano hizo su aparición estelar en este planeta. Durante estos años nuestra especie ha pasado de ser una más, a creerse la primera y única. Y con la soberbia de quien se cree sólo en el universo, ella agita la vara de la invulnerabilidad como si de un niño con un juguete nuevo se tratase.

Solo ella posee raciocinio pero, sin embargo, es la única que no es consciente que está aquí de paso como todas y cada una de las formas de vida que existen en este planeta. Que no es más que un mono, una mosca o una manzana y que no sabe dar gracias por tener un espacio que compartir con esos seres y que sólo sabe poseer.

Y entonces llega la naturaleza. Y como el meteorito a los dinosaurios le pega con toda su fuerza. Le hace darse cuenta de lo frágil que es su existencia y de que no es invencible. Aún así existen personas de miras estrechas que se niegan a ver. Que no comprenden todavía de qué va todo esto y que se niegan a bajarse de ese podio que creen inexpugnable.