La vegetariana – Han Kang

Antes de que mi mujer se hiciera vegetariana, nunca pensé que fuera una persona especial. Para ser franco, ni siquiera me atrajo cuando la vi por primera vez….Si me casé con ella fue porque, así como no parecía tener ningún atractivo especial, tampoco parecía tener ningún defecto en particular.

Y así es como comienza este viaje fascinante. Yeonghye es una mujer de lo más corriente. Su vida ha estado siempre dedicada a hacer lo que se esperaba de ella, primero con sus padres después con su marido. Él la eligió precisamente por esto, buscaba una mujer anodina, que cocinase y se encargase de la casa y de él sin ningún tipo de pegas. Pero ella tuvo un sueño, uno de violencia, sangre, vísceras y caras por lo que sacó de su nevera todo lo que viniese de un animal. A partir de ahí nada fue igual.

La primera frase nos da muchas pistas sobre el entorno y la sociedad en la que se nos va a presentar la historia. Es cierto que la cultura oriental está basada en valores tradicionales pero podría ocurrir en cualquier lugar del planeta ya que todos estamos sujetos a cánones. Un gesto aparentemente insignificante hace tambalear todo el statu quo de una familia para después arrasarlo todo como la ola al castillo de arena.

Son tantas las reflexiones que se pueden sacar de este libro que me sentí inevitablemente abrumada cuando lo terminé. En realidad es una sensación de no saber por dónde empezar y que atajaré por lo más sencillo: no es un libro sobre veganismo ni sobre nutrición. La protagonista se hace vegetariana en un principio, cierto es, pero sólo es el comienzo de un viaje absolutamente doloroso.

La lectura te atrapa desde el principio. Sabes que algo le pasa a la protagonista, ya no quiere comer carne pero hay algo más. Algo ha cambiado en ella o ella está cambiando a «algo». La lectura se nos presenta como un tríptico de personajes: primero el marido, después el cuñado y por último su hermana, que para mi gusto es el relato más poderoso. A través de ellos, Yeonghye nos cuenta su historia y cómo la recibe cada uno. Esto me parece fascinante, puesto que plasma los instintos primarios del ser humano en lo que cada uno representa: la violencia, el sexo y el amor más puro.

Como en La metamorfosis de Kafka, asistimos al espectáculo dantesco de una persona despojándose de toda existencia humana, rompiendo con todo su ser como si fuese una pesadilla de la que tuviese que despertar. Y eso es algo con lo que muchos de nosotros fantaseamos alguna vez. Desaparecer, no formar parte de esta rueda que da vueltas sin descanso. Disolverte como el azúcar en el agua bien caliente.

Si pudiera dormir… Si pudiera dejar de estar consciente aunque fuera una hora…

La autora surcoreana Han Kang, da clases de escritura creativa en el Instituto de Artes de Seúl. Creó La vegetariana a partir de un relato suyo llamado El fruto de mi mujer y revolucionó el paradigma literario en sólo 239 páginas. No es un libro cualquiera. Es sexo, es violencia, es filosofía, psicología y libertad. Difícil de catalogar sin destripar nada, pienso que es mejor no saber a lo que te enfrentas. Así lo hice yo y lo he disfrutado como hacía tiempo que no me pasaba.

 

Dejar un comentario