Garbanzos

El modo legumbre no se me va. Es que de verdad, cuando me da por una cosa no paro, qué pesada. En realidad los potajes, las legumbres y los guisos son los platos que más me gustan y como casi cada día de una forma u otra. Los garbanzos me vician, un buen potaje con sus espinacas y su patatita o dipear en un hummus bien bueno…Para comer equilibrado es necesario cocinarse, organizarse y no saltarse ninguna comida. Porque si no estamos perdidos.

En esta ocasión he probado a hacer una receta diferente a las que estoy acostumbrada cuando pienso en garbanzos. Como se acerca el verano (y no es una amenaza) he probado a hacer una crema fría variando algunas recetas que he encontrado por ahí y el resultado ha sido delicioso.

Crema fría de garbanzos con melón a la hierbabuena

Ingredientes para cuatro personas:

  • 200 gr. de garbanzos (de bote o naturales)
  • Unos 100 gr. de melón
  • 1 diente de ajo
  • 1 taza de leche de almendras
  • 1/2 cebolleta
  • Una cucharadita de jengibre rallado
  • Una 5 hojas de hierbabuena
  • Un tomate hermoso
  • Zumo de medio limón
  • Vinagre balsámico
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

-Cortamos el melón en trozos y lo dejamos macerar con un chorrito de             vinagre balsámico y aceite de oliva. Reservamos 30 minutos.

-Escurrimos los garbanzos y reservamos el caldito.

-Ponemos en el vaso de la batidora todos los ingredientes incluido el melón    con el caldito que haya soltado y batimos.

-Mientras estamos terminando de batir añadimos poco a poco un chorrito      de aceite de oliva.

-Colamos por si quedan pieles o tropezones. En mi caso me gusta tal cual. Si queremos una textura más ligera se puede añadir un poco de caldo de los garbanzos o un poco más de leche. Rectificamos de sal.

-Reservar en la nevera por lo menos un par de horas. Servir bien frío.

¿Qué nos aporta nutricionalmente?

Parece ser que los garbanzos contienen triptófano. Un aminoácido que es pieza clave para producir serotonina, melatonina así como las vitaminas del grupo B. Hay alimentos como el plátano, el aguacate, los frutos secos, los cereales como la avena o las semillas que contienen en cantidad y estos son los que nos interesan.

Es importante mantener las hormonas reguladas y en su correcto funcionamiento porque con este trastorno cualquier desequilibrio te trastoca la vida entera. Estar en el peso que te toca, hacer ejercicio cada día y quitarse lastres emocionales que sólo nos restan es lo que más nos va a ayudar a superar cada día. Además, y como decía sabiamente el Cordobés, «a quererse de verdá… que todo te zale de verdá de deporte».

Dejar un comentario