Patata

Puedo decir sin asomo de dudas que la patata en todas sus formas es mi comida favorita de todo el multiverso. Están deliciosas y llenan muchísimo el buche. Yo podría vivir de patatas el resto de mi vida y no me arrepentiría. Para mí una patata cocida con aceite y sal es lo más rico que existe en esta vida. Si lo pienso mucho babeo.

Miso

No veas la de ingredientes que se descubren cuando sales de la chicha y el pescao. Al tener que buscarte la vida para tener una dieta variada a veces encuentras verdaderas delicias. El miso para mí es una de ellas.

Quinoa

Es increíble pensar que alguien no conozca este superalimento. Lo venden hasta en el supermercado de la esquina, ya tu sabes, tu supermercado de confianza (sé que cantas la canción mentalmente). Gracias al bum de la comida sana podemos encontrar este tipo de alimentos a nuestro alcance y más asequibles. Bendito bum.

Semillas de chía

Estas mini maravillas son la repanocha. Se las considera superalimento porque tienen cantidad de omega 3, vitaminas, proteínas, son antioxidantes y además contienen mucha fibra, por lo que son estupendas para adelgazar puesto que mezcladas con líquido proporcionan una sensación de saciedad importante.

Brócoli

En mi casa se consumían cantidades industriales de coliflor y la verdad es que me encanta de cualquier manera: frita, al vapor con vinagre aceite y sal, en hervido, con bechamel… antes no estaba tan de moda el brócoli como ahora por eso yo no lo había consumido hasta hace unos años pero para mí sabe exactamente igual, quizá cambie un poco en la textura más fibrosa. Yo la vaporera la hago polvo así que normalmente la consumo lo más natural posible, para usarla de acompañamiento. Pero claro, hoy vamos a hacer una receta más completa y súper rica.