Espinacas

Estamos ante un peso pesado de la nutrición. Y no lo digo sólo por el hierro sino por todas las características que tiene este vegetal tan completo. A la vez, las espinacas son las verduras más odiadas que existen. Sinceramente nunca he tenido problemas con ellas pero conozco mucha gente que hoy por hoy y siendo adultos no pueden soportarlas. Entiendo que tienen un sabor peculiar e intenso pero hay que darles una oportunidad porque son estupendas.

Hace tiempo descubrí que crudas están deliciosas. Se ha convertido en una especie de obsesión para mí que las verduras no pierdan sus propiedades así que siempre que puedo las consumo crudas porque así conservan todos sus nutrientes y no pierden agua.

Calabacín

El calabacín es una de mis verduras favoritas. Tiene un sabor muy suave que nos permite utilizarlo casi en cualquier receta. En dietas de adelgazamiento y de mantenimiento es casi obligatorio. Ahora en verano a mí me encanta consumirlo en cremas frías, crudo en ensaladas o cortado en forma de espaguetis en un golpe de sartén.

Es muy importante lavar bien las verduras, sobre todo las que crecen en la tierra, porque pueden contener cantidad de bacterias y pesticidas. Estos últimos pueden interferir directamente en nuestras hormonas impidiendo que funcionen correctamente cosa que no nos conviene a nadie. Si no te puedes permitir comprar alimentos orgánicos (que también debes lavar) tienes que lavarlas concienzudamente aunque las vayas a pelar. ¿La mejor manera? Sumergirlas en agua unos 20 minutos. Yo les añado un chorrito de vinagre por aquello de la sabiduría de las abuelas.

Garbanzos

El modo legumbre no se me va. Es que de verdad, cuando me da por una cosa no paro, qué pesada. En realidad los potajes, las legumbres y los guisos son los platos que más me gustan y como casi cada día de una forma u otra. Los garbanzos me vician, un buen potaje con sus espinacas y su patatita o dipear en un hummus bien bueno…Para comer equilibrado es necesario cocinarse, organizarse y no saltarse ninguna comida. Porque si no estamos perdidos.

Lentejas

¿Cómo es posible que haya tantísima gente que no sabe hacerse unas buenas lentejas? Gente joven que no sabe ni hacerse un huevo frito, un guiso o un caldo. Gente que sólo come precocinados, esa gente. Esa comida, aparte de ser cara, aunque en un principio no lo parezca, no es nada saludable. Ya no sólo por los conservantes y colorantes sino por toda la sal, azúcar refinado y saborizantes que le añaden para que esté jodidamente buena.

Alubias

Me da igual que sean blancas, rojas, negras o verdes, me dan la vida. Las mezclas en la sartén con un sofrito de cebolla y ajo y con unas verduras al vapor ya tienes un plato más que completo y delicioso. ¡Oh Dios todopoderoso! ¿Por qué me condenaste a no disfrutar plenamente de ellas? ¿Por qué te mofas de mi maldiciéndome con la debilidad por los hidratos si sabías que mi pobre cuerpecito no iba a poder disfrutar de ellos con libertad? Ay diosito, el día que me respondas te lo voy a explicar.