Days are gone – Haïm

Me encantan joder, me encantan, lo reconozco. Será moñas, será predecible, lo que quieras me tienen ganada. Las hermanitas, que parecen iguales, todas influencers a la moda pero dentro de eso tienen algo especial. El simple hecho de que sean chicas y toquen y no simplemente canten y estén puestas de adorno (no me digáis que no, es menos común de lo que pensamos) que sean hermanas, esos coros, esos sonidos ochenteros, esas castañuelas…qué quieres que te diga, me parece tremendamente original y me arreglan el día.

Nothing but thieves – Nothing but thieves

Agradezco infinitamente a las personas que hacen listas en el spotify o en deezer. Gracias a ellas descubro cada día una cantidad de grupos alucinante. De este me llamó la atención la carátula, me pasa mucho con los discos, si veo una carátula original tengo que escucharlo.

Igual que me pasa con los libros y las pelis, si tienen un título original me llama como la miel(da) a las moscas. Y menos mal porque tienen un sonido absolutamente espectacular. Tuve la suerte de verlos en concierto el año pasado y no hicieron más que reafirmarme en mi primera impresión sobre ellos.

London Grammar – If you wait

Este trío británico sabe lo que se hace. Por lo pronto yo escucho este disco casi cada día como un ritual desde que lo descubrí. Por eso, y porque es de esos discos que siempre me hacen sentir que la vida es un regalo, lo he elegido para estrenar la sección. Tienen un segundo disco también espectacular pero a este le tengo un especial cariño por todo lo que representó en mi vida en un momento muy complicado para mí.

Alta fidelidad

Música. Bálsamo para el alma. Y una realidad universal: le gusta absolutamente a todo el mundo. ¿De qué más se puede decir eso? Párate a pensar, no conoces a nadie al que no le guste la música. Y si lo conoces apártalo a un sitio tranquilo, míralo a los ojos y dile con tu semblante más serio «ESTÁS MUERTO POR DENTRO».