Maitre Gims – À contrecoeur

Maître Gims, conocido como «el Eminem negro», es originario de la República Democrática del Congo. De familia pobre y muy musical, emigró a París cuando tenía dos años. Estudió comunicación mientras trabajaba de cartero y comenzó a grabar sus primeras pistas. Su estilo es una mezcla de ragga y hip hop muy enérgico, con algunos matices de música africana que consiguen un sonido tremendamente original.

Agnes Obel – Citizen of glass

Me pongo a sus pies señorita. Ha conseguido convertirse en mi nirvana, en mi santo grial meditacional y yoguil. La bautizo como la nueva Enya si no le importa aunque usted es como si Enya se hubiese convertido en un pokemon y hubiese evolucionado porque además de cantar, compone y toca  lo que le da la gana y además de maravilla. Obechu la llamaré si no le supone inconveniencia alguna, aunque más que a un pokemon suene a madre vasca.

D’ Callaos – El café de las niñas

Vivimos en la época de lo instantáneo (como el sopinstan), de lo rápido y prefabricado. No hay más que ver las listas de éxitos de nuestro país, el reggaeton lo tiene todo copado y no es más que una muestra de hacia dónde se encamina nuestra sociedad. Todo el mundo se reía de él y decía que eso era una basura y que no le podía gustar a nadie ¿Y ahora qué? Pues que ya podemos denominarlo «el VOX de la música».

Bon Iver – Bon Iver

Pero ¿de dónde sale esta gente? ¿Cómo lo hacen para crear estas maravillas? Qué envidia sana me dan este tipo de personas capaces de utilizar los acordes correctos y los instrumentos adecuados para al final conseguir que a medio mundo se le pare el suyo con su arte y lo que les brota de la cabeza.