Sweet Disarray – Dan Croll

A veces pienso qué podría haber sido yo si mis miedos no me impidieran ver la luz. Si en lugar de estar quejándome y pensando de más, me hubiese entregado a lo que mi corazón me pide. De toda la vida he tenido un oído espectacular para la música, una pasión desenfrenada por ella y sin embargo, y aunque mi corazón me lo pide, nunca le he dado salida a esa pasión.

Esto me ha provocado muchas veces una frustración muy seria con mi existencia. En el caso de la música, es como una quemazón constante. Una sensación de llevar algo dentro y no saber cómo darle forma y cómo esquivar esos pensamientos porque realmente la ilusión existe. Las ganas de hacer cosas nuevas están ahí pero yo solita y sin que nadie me ayude me espoileo. Ya sé el final, sorpresa, la vas a cagar.

Etta James – Rocks the house

Miss Peaches como la llamaban era absolutamente indomable, una de las mujeres más transgresoras de su época. Siempre me ha fascinado ese desgarro en su voz que era un poco como un grito de desahogo y verdad. Por eso me remito a este incendiario directo que fluye de lo más salvaje de una mujer atormentada.

Nacida en 1938 en el seno de una familia totalmente desestructurada comenzó como muchas cantando góspel en la iglesia y creció en una época en la que el soul y el blues se encaminaron irremediablemente al jazz y al rock. Su existencia se la entregó a la música por completo y se conformaba con poco, sólo quería cantar aunque fuese por unas pocas monedas.

12 videoclips que me han marcado

Hubo una época en la que los videoclips cobraban casi más importancia que la canción en sí misma. Es por ello que se creaban unas verdaderas obras de arte que las emitían como si de la programación se tratara y en prime time. Recuerdo todos en familia porque iban a emitir Thriller de Michael Jackson y quedarnos con la boca abierta por lo que acababamos de ver. La MTV es mi infancia, mi adolescencia, en definitiva es uno de los factores clave en mi educación musical.

Yo me grababa los videoclips de la tele en VHS para poder verlos todas las veces que quisiera y hace un tiempo descubrí una de esas cintas. Y por eso este post, porque mis recuerdos se agolparon sin piedad de mi pobre corazón predispuesto a la nostalgia.

12. Around the world – Daft Punk

Esos ritmos, ese baile y esas pintas. Y ya no hace falta más, me hago cargo de que Daft Punk tiene una serie de videoclips de animación que son la leche en vinagre pero a este le tengo mucho cariño. Me encantaba el baile y me lo ponía una vez tras otra para ver qué hacía cada uno y no perderme detalle.

Bayou Country – Creedence Clearwater Revival

– Oye, ¿tú conoces a la Creedence no?

– (Cara de circunstancias) No.

– Sí hombre, Creedence Clearwater Revival, los de (cantando) «Rolling, rolling, Rolling on the river…»

– ¡Ah sí, la de Tina Turner!

– (Ojos en blanco) No, esa es una versión.

– Te estás confundiendo, yo te digo la que hacía (cantando) «chup, chup, chup, chup, chup…pararapapara, pararapapara, pararapapapapararapapaaa…»

– ¡QUE TE DIGO QUE ES UNA VERSIÓN!

Maitre Gims – À contrecoeur

Maître Gims, conocido como «el Eminem negro», es originario de la República Democrática del Congo. De familia pobre y muy musical, emigró a París cuando tenía dos años. Estudió comunicación mientras trabajaba de cartero y comenzó a grabar sus primeras pistas. Su estilo es una mezcla de ragga y hip hop muy enérgico, con algunos matices de música africana que consiguen un sonido tremendamente original.