Agnes Obel – Citizen of glass

Me pongo a sus pies señorita. Ha conseguido convertirse en mi nirvana, en mi santo grial meditacional y yoguil. La bautizo como la nueva Enya si no le importa aunque usted es como si Enya se hubiese convertido en un pokemon y hubiese evolucionado porque además de cantar, compone y toca  lo que le da la gana y además de maravilla. Obechu la llamaré si no le supone inconveniencia alguna, aunque más que a un pokemon suene a madre vasca.

Obechu es de cuna danesa, nacida en un entorno nada convencional. Su padre era coleccionista de objetos extraños y de instrumentos. Su madre, jurista, era una enamorada del piano y ese amor, que su hija respiró desde que estaba en su vientre, se le contagió sin remedio. Desde bien pequeña comenzó a tocar y a expresar todo el talento que llevaba dentro.

Siguió su adolescencia y juventud marcada por la música, estuvo en varios grupos como cantante y bajista. Estudió música en una escuela libre que le permitió explotar cada milímetro de creatividad. Con 17 años la abandonó y empezó a investigar por su cuenta técnicas musicales. Más tarde se trasladó a Berlín donde comenzó a crear y a producir sus discos.

Philarmonics le dio la fama como solista y Aventine la afianzó en un género que podríamos denominar como folk clásico. En él, se siente absolutamente cómoda. No utiliza demasiados instrumentos, le gusta enfocarse en las voces, los coros y las melodías sencillas pero intensas. Con esto consigue una sensación de cercanía y de intimidad muy auténtica. Su sonido parece sacado de un futuro lejano y traído hasta aquí en una burbuja.

Ella recuerda con nostalgia que tenía un profesor de piano que no le obligaba a tocar nada que no le encantase y ¿quién sabe si eso (o todo junto) le han llevado a ser esta impresionante mujer? Por eso pienso que hay que dejar a los niños a su ritmo y no imponerles. Escucharles en su sabia inocencia y que ellos mismos se conozcan. Gracias Obechu, por salir de tu pokeball para liberar todo tu potencial y compartirlo con nosotros.

Dejar un comentario